Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

HISTORIAS PARA NO DORMIR II




Si te perdiste el artículo anterior, pincha ( aquí ) para ponerte al día con la historia.
Después de 9 meses de preparativos, búsqueda de mobiliario, iluminación, texturas, etc … volvimos al punto de partida.
 Donde antes teníamos previsto un sofá de color gris, de repente resultó que iba a ser rosa.
La mesa de centro tenía que ser blanca, pero resulta que no, que podía ser de mármol y los sillones, en lugar de rosas, ahora había que inventarse otro color. Los aparadores que en un principio iban a ser blancos, cambiaron a verde .. y así un suma y sigue mezclado.
 Atendiendo a las peticiones de mi clienta, he tenido que volver a estudiarme las combinaciones, buscar un nuevo mobiliario y mirar bien los tonos y texturas de cada detalle. Todos estos cambios en pleno de mes de Julio, sabiendo que, o empezamos a sacar algo en claro y hacemos a hacer los pedidos o estamos perdidos. El mes de agosto se paraliza todo y no hay forma de que nadie te sirva nada.

Preparé una nueva propuesta para el salón y esta vez le advertí a mis clientes que iba a ser esa o esa. Encajar todo el mézclum de ideas, colores y mobiliario para que quedara bien no lo pensaba hacer de nuevo.
Y Aleluya!!!!!!!, porque la nueva propuesta parece que por fin si se ha ajustado a su estilo y a sus gustos. Ahora sólo me quedaba contar con el factor suerte y que los pedidos me los sirvieran todos entre septiembre y octubre, que es para cuando estaba previsto que finalizara la obra.

Antes de marcharme de vacaciones, dejé todo organizado con los chicos que estaban llevando a cabo la reforma. Así podrían avanzar durante mi ausencia.
Menos mal que las vacaciones te dan fuerzas para seguir, porque a mi vuelta me esperaban muchas, muuuuuuchas sorpresasssss, y no muy gratas precisamente.



A primeros de septiembre estaba previsto que se instalara la cocina. Cuando llegaron los muebles y los instaladores vinieron, nos dimos cuenta de que las medidas no cuadraban. Primera crisis!!!!!.
De verdad, no me explico cómo a día de hoy se puede encargar una cocina sólo con los planos de la promotora. No me cabe en la cabeza que NADIE de la tienda sea capaz de, una vez entregadas las llaves de la casa, acercarse para hacer una toma de medidas definitiva.
Y no, no estábamos hablando de 2 centímetros de más o de menos, les faltaban 10 cm a cada lado!!! Y por tanto, los muebles no cabían.
Mis clientes tuvieron que renunciar a un módulo de 90 cm por uno de 80 cm en un lado y en el otro, menos mal que existía una mocheta que pudimos romper y, ajustando los tabiques, pudimos recuperar esos 10 cm que faltaban. En fin, primera crisis solucionada.


Segunda crisis!.
Encargamos una mesa de centro con bastidor de hierro en color negro y un sobre de mármol blanco Macael. Un día, me llama el marmolista y me pregunta si la estructura de hierro era al natural …. Cómo!!!!!???????... .si tenía que ser negra!!!!!.. y ahí estaba, entregada en la cantera al natural, sin pintar .. arrrgggggg!!!!!.
Vuelta al taller y a esperar a que la pinten según mis instrucciones.


Tercera crisis!.
Quedamos con el carpintero en cambiar una puerta convencional por una puerta oculta en el pasillo para tapar un hueco destinado a la instalación eléctrica, cajas de comunicaciones, etc.
Cuando acabaron de hacerla, aquello era cualquier cosa menos una puerta oculta. Después, realmente he perdido la cuenta de la cantidad de veces que han tenido que ir a retocarla para que quedara según habíamos planeado ….. desesperante!.



Cuarta crisis!
Diseñé un frontal para la chimenea y, cuando lo vimos nos resultó preciosa!!. Era tal cual la pedí, un diseño fino, diferente y bien acabado. Pero ……. La instalación dejaba mucho que desear.
Los instaladores dejaron un hueco de medio centímetro más o menos entre el suelo y la base del frontal, con lo que estropeaba toda la belleza de la chimenea.
Después de varias regañinas, al final, lo pudieron arreglar otros carpinteros que estaban en la casa instalando los armarios, menos mal!!!.



Quinta crisis!.
Las mesas del comedor y de la cocina llegaron juntas, pero como no estaban perfectas, tuve que reclamar para que vinieran a repasarlas o bien a cambiarlas. Mientras venían o no venían a por ellas, para empezar a adecentar un poco, se fregó el suelo del salón algunos días y menos mal, porque nos dimos cuenta de que el pie se estaban empezando a oxidar!!!!!!. Así que, la siguiente llamada a la tienda, más que para arreglar la mesa, fue para que la cambiaran por una nueva.


Sexta crisis!.
Bueno, si lo pienso, creo que esta ha sido de las más gordas. Encargamos los muebles de los baños a medida a primeros de julio y llegaron a finales de octubre. En los tres baños había alguna falta pero la más gorda fue que, después de medir la encimera de mármol, cuando vinieron con ella no encajaba.
Bueno, segunda oportunidad. Unos días después vuelven con otra encimera y .. tampoco encaja!!!. Venga!!, a la tercera va la vencida y por fin la instalan peeeerooooooo … qué es eso!!!????? …. Instalan la encimera con dos lavabos con distintas tintadas!!! …



Si .. si, no es broma, me parecía surrealista. Pidieron otro lavabo para cambiar uno de ellos y este tercero tenía también una tintada distinta a las otras dos … ARRGGGGG!!!!!!
Finalmente se optó por cambiar los dos lavabos por un modelo distinto pero claro, como la encimera ya tenía el corte de los anteriores, ya no quedaba tan ajustado como tenía que haber quedado. Después de dos meses de idas y venidas, el trabajo no quedó bien terminado y, después de las navidades, mi clienta encargó una nueva encimera de mármol con dos lavabos en otro sitio ya por desesperación.


Séptima crisis!
Empapelamos el salón, el recibidor, la cocina, uno de los baños y, cuando le llegó el turno al dormitorio, no sabemos por qué motivo, empezaron a salir burbujas por toda la pared y no había forma de quitarlas. Por lo tanto, no pudimos terminar ese día, tuvimos que pedir un nuevo rollo y cuando llegó, sustituir el papel dañado.



Después de leer todo esto, se le quitan las ganas a cualquiera de meterse a hacer reformas. Bueno, está claro que esto no es lo habitual, pero está visto que son cosas que pasan y yo no estoy acostumbrada a tanto desastre junto.
Lo mal que trabajan algunos y la cantidad de chapuzas que se hacen, me ha superado a mí y a mi paciencia. Si ha conseguido superarme a mí, imagínate a mis clientes!.

Creo que es la primera vez que te cuento historias para no dormir, pero seguro que no será la última porque … he tenido otras dos reformas el año pasado con arquitectos que no saben desempeñar su trabajo … en fin! .. rezo por tener paciencia todos los días!! Jejeje.
Muchos contratiempos y desastres que han retrasado esta puesta en escena tan esperada. Este proyecto es el que más trabajo me ha costado terminar en toda mi vida profesional, así que, con más ganas que nunca, esperaba por fin poderlo lucir.
Después de lo que les ha costado a mis clientes definir el estilo que querían para su vivienda, creo que tenían más ganas que nadie de poder ver el final de esta historia.
Prepárate porque, en el siguiente artículo, por fin podrás ver los resultados y todas estas crisis solucionadas!!!

ANTES Y DESPUÉS DE UN ASEO



Hoy te traigo una historia cortita con un antes y después de un aseo.

Mi clienta no quería realizar grandes obras, así que estaba claro que utilizaríamos el mismo sistema para tapar los azulejos que usamos en este otro aseo ( aquí ).

Empecé con la búsqueda de un papel pintado, porque esta sería la pieza clave para el cambio. Entre mis elegidos estaba un papel con dibujo de Chevron en tonos grises y otro de flamencos. Una vez vistos, yo no tenía ninguna duda de cuál sería el elegido.



ANTES 

También preparé distintas opciones con detalles para combinar con ese papel, un par de espejos, tres modelos diferentes de apliques y lavabos, toallas, accesorios.
Quedé con la clienta para la presentación de propuestas y la dejé tomar decisiones según sus gustos. 

Decidimos también cambiar el inodoro y poner uno más moderno con la cisterna empotrada aprovechando el hueco de esa pared.
 Cuando se monta una cisterna empotrada, queda un hueco por encima, el cual puede aprovecharse como repisa, añadir más baldas en toda la altura, hacer un armario a medida o tabicar hasta el techo y dejar la pared lisa. 







De todas estas opciones, mi clienta se decidió por poner el armario ya que teníamos claro que solo se iba a poner el lavabo, sin ningún otro tipo de mueble por falta de espacio.
En este caso le propuse hacer un armario oculto. Más adelante el carpintero se acordaría de mí, de mi madre y de varios familiares míos para poder hacer ese trabajo jajaja…
Resumimos todo lo que se tenía que hacer: alisar las paredes y preparar para su empapelado. Cambiar el inodoro, poner el suelo de tarima, cambiar el lavabo y el grifo, hacer el armario oculto, empapelar.
Mi clienta se encargó de contratar una empresa para realizar el trabajo además de comprar todo lo necesario de mi lista de la compra. Por supuesto, todo estaba bajo mi control a través del WhatsApp, ya que se trataba de un servicio online.

Los albañiles que eligió mi clienta no hicieron un trabajo muy fino, la verdad. La pared del inodoro la dejaron con un escalón de 6cm entre la columna y el nuevo tabique.
Cuando lo vi no podía creérmelo, esa pared tenía que haber quedado totalmente recta, así que tuvieron que volver a picar y hacerla de nuevo hasta que quedó como habíamos planeado.




Para poder hacer un armario oculto las paredes tienen que estar perfectamente rectas, en caso contrario, se dificulta bastante la labor del carpintero.
Y efectivamente, así fue cuando el carpintero vio las paredes y le comenté lo del armario oculto. Primero se acordó de los albañiles y después de mí y de toda mi familia jajaja!!!.
El pobre al final hizo el trabajo, pero la verdad es que le costó un poco.






Bueno, una vez hecho esto sólo quedaba la parte más bonita, poner el papel, los apliques, el nuevo lavabo y el resto de detalles que había comprado mi clienta.

Creo que cuando llega el esperadísimo “después”, se te olvidan todos los males y te quedas con lo bueno y lo bonito. ¡Porque el aseo ha quedado espectacular!!



DESPUÉS